El temido y amado “pie de foto”

Publicado por Fujifilm de México en
El temido y amado “pie de foto”

Hemos escuchado muy seguido que las buenas fotos no necesitan descripción (incluso ni título), que la propia imagen es la que nos cuenta todo lo que necesitamos saber. Aun así, no podemos descartar el poder de un buen pie de foto.

En la actualidad, con el uso de las redes sociales y blogs, una descripción de nuestra imagen puede potencializar y enriquecer el efecto de la misma. Un buen pie de foto tiene dos propósitos: enriquecer la imagen y conectar con el espectador. Si no se cumple con alguna de las dos, tenemos que descartarlo.

Los encontramos en el fotoperiodismo, donde es básico, o en el reportaje y la fotografía documental, donde el pie de foto es un complemento necesario y esencial para la narración visual de las imágenes. Pero cuando se trata de imágenes que no están englobadas en estos géneros, un buen pie de foto puede lograr que las fotos sean más atractivas.

Hoy en día tenemos muchas formas de compartir imágenes y en todas ellas es fácil añadir esa breve (o no) descripción que complemente. El poder de servicios como Flickr, 500px, Facebook o Instagram se multiplica cuando cuidamos bien los pies de foto o la descripción.

 

Tenemos que intentar no ser obvios. Esto es, no se trata de resumir en una pequeña descripción con lo que se ve y se aprecia a simple vista. Cada uno puede elegir el estilo que más se ajuste a sus imágenes y personalidad para darle mayor dimensión al proceso de compartirla, pero no hay que olvidar trabajar bien esa descripción que ayudará a aumentar el interés en la imagen.

Recordemos que funciona mejor cuando creamos más preguntas que respuestas, las palabras le imprimen el velo de misterio a nuestra imagen. Que la poesía verbal se traslade a la visual.

Para conectar con el espectador, podemos ser descriptivos. Añadir la información esencial del lugar o el momento en el que se ha realizado. O bien, se puede contextualizar explicando el porqué de lo que vemos en la imagen; qué ha llevado al fotógrafo a ella, qué quiere contar, qué está pasando o ha pasado… La experiencia de visualización se amplía y se puede lograr que más espectadores conecten con la foto.

De hecho, si compartimos buenas imágenes sin pie de foto ni descripción -ya sea en nuestro fotoblog, en nuestra página de Facebook o Instagram- veremos que muchos suelen preguntarnos por información acerca de la misma (dónde, quién…), así que es una excelente razón para cuidar este aspecto que servirá para darle más interés a nuestras fotos cuando las publicamos.


Publicación más antigua Publicación más reciente

Relacionado por etiquetas