“Revelando” en Lightroom

Publicado por Fujifilm de México en
“Revelando” en Lightroom

Hoy en día, el revelado digital se ha convertido en un proceso que prácticamente todos los fotógrafos realizan para darle algo más de belleza a una fotografía.

Revelar una fotografía en un software como Lightroom o Photoshop puede parecer una tarea complicada. Sin embargo, solo se necesita un poco de creatividad y dominar algunos aspectos esenciales para lograr que tu fotografía quede perfecta.

  1. Dispara en formato Raw

En más de una ocasión has escuchado hablar del famoso formato RAW. Sin entrar en mayor detalle, el formato RAW se encuentra en casi todas (si no en todas) las cámaras réflex y mirrorless como las de la Serie X, semiprofesionales y profesionales. Permite, entre otras muchas cosas, guardar una mayor cantidad de información en sombras y luces para que, posteriormente en el proceso de revelado, podamos dar algunos ajustes que no dañen ni destruyan nuestra fotografía original.

Es un formato bastante pesado y probablemente requieras de bastantes memorias con una gran capacidad para almacenar todas tus fotos.

El formato es imposible de ver con un programa de visualización de fotos estándar y, sobre todo, a la hora de revelar. Por lo que te necesitas utilizar programas de edición que admitan este formato, entre los que te recomiendo Lightroom y Photoshop en su versión cc 2018.

  1. No copies

Internet supone un abanico enorme de conocimiento y los temas de fotografía no son la excepción. Sé que en varias ocasiones te has encontrado con alguna fotografía o tutorial de revelado que te ha fascinado bastante y te has decidido aplicarlo a tu fotografía. Después de minutos y horas de tutoriales te frustras porque tu fotografía no quedó igual. Y, lo más seguro, es que termines echándole la culpa al equipo (cámara, ordenador, software, etc.).

La realidad es que los tutoriales se basan en la edición de una fotografía totalmente diferente a la tuya. Es probable que te encuentres con cientos de personas que critiquen tu trabajo, eso no es malo. Acepta las críticas y utilizalas para mejorar, pero si a ti te gusta lo que haces, no dejes que nadie limite tu proceso creativo, ¡juega, experimenta y diviértete!

  1. Utiliza el histograma

Adquirir un equipo profesional que te garantice a un 100% la fidelidad de colores resulta bastante caro y muchos de nosotros no cubrimos el presupuesto para la adquisición de esos equipos.

Afortunadamente existe una solución a este problema y es el famoso histograma. A grandes rasgos, el histograma es una representación gráfica de la distribución de las diferentes tonalidades en una fotografía. Esta herramienta puede ayudarte a mejorar la exposición y corregir los colores.

  1. Correcciones de lente

A veces nuestra foto se nota un poco distorsionada y/o tiene algunos destellos desagradables que pueden estropear lo que quizá sea tu mejor toma. ¡No te preocupes! Si has disparado en formato RAW, Lightroom tiene por defecto una opción llamada Correcciones de lente.

  1. Los ajustes básicos de revelado

Una vez realizados los pasos anteriores, ¡ahora sí, viene lo bueno! Después de importar tus fotografías en Lightroom la primera opción que tendrás que abrir es la de Básicos, en ella encontrarás los siguientes ajustes:

  • Balance de blancos
  • Matiz
  • Exposición
  • Contraste
  • Altas luces
  • Sombras
  • Blancos
  • Negros
  • Claridad
  • Intensidad
  • Saturación


Publicación más antigua Publicación más reciente

Relacionado por etiquetas